LA CONCILIACIÓN LABORAL CON LA INFERTILIDAD

pin up mujer luchadora

 

Por desgracia ser mujer en esta sociedad patriarcal y capitalista es muy duro, muy difícil.  Por un lado nos hemos convencido, y en cierta parte es verdad, que el ser una mujer trabajadora/profesional nos da  “libertad”, que es el precio que debemos pagar para ser mujeres independientes. No quiero entrar en esa cuestión de como el capital nos ha inculcado esa idea….  Me apetece relatar en relación a la maternidad como vivo y viven mis amigas el ser mujer profesional.

Para empezar partimos de una situación donde la mayoría de conocidas, a pesar de tener formación superior, diplomaturas, licenciaturas, másteres y doctorados, todas tenemos trabajos precarios. Sí, se puede ser licenciada trabajar y a duras penas llegar a fin de mes.

Muchas hemos aceptado trabajos que nos han llevado lejos de amigxs y familiares, perdiendo las redes de apoyo por trabajar de aquello que estudiamos.

Y con esta situación, trabajo precario, sin redes, sin casa y estabilidad te plantas en los treinta y tantos y con la sombra de la maternidad sobre tu cabeza.

En esta situación estamos una proporción importante de las mujeres en España. Con este precario panorama las opciones son varias,  retrasar la edad por temor a perder el empleo si te quedas embarazada, retrasar la maternidad porque añadir un bebe a la precaria ecuación te parezca una locura o lanzarte a la piscina y pensar aquello de que “lxs niñxs vienen con un pan debajo del brazo”.

Yo fui de estas últimas, en primer lugar porque tenía claro que quería ser madre, porque tenia un compañero perfecto para emprender esta aventura, y porque sabia que quizás estas condiciones laborales duraran para siempre…

En fin que con 27 años empezamos la divertida búsqueda, como sabéis de eso hace ya 3 años y con un diagnóstico de baja reserva ovárica nos hemos plantado en 2017 sin bebe y con el mismo trabajo precario aunque en distinta ciudad.

En estos tres años he tenido que inventar mil excusas para faltar al trabajo para acudir a las cien mil citas médicas que tenemos cuando entramos en el mundo de la infertilidad, y es lo que quiero compartir. Pues imagino que  mas de una esta viviendo esta situación.

Si normalmente una piensa “quizás si me quedo embarazada me van a despedir”,  que podemos pensar si encima tenemos que contar que faltamos al trabajo porque vamos a iniciar un tratamiento de reproducción asistida… Pues me pasa por la cabeza que a la mínima que haya que recortar y empiecen la lista, pensaran, “uys! esa que aunque tiene 30 años ya esta pensando en ser madre, que esta en tratamiento de reproducción y en nada se queda embarazada y se va de baja”

Es o no? Si trabajas y estas en tratamiento seguro que lo has pensado alguna vez?

Así que a la ya de por sí estresante situación de pasar por un tratamiento de reproducción le añadimos el miedo a que en el trabajo se enteren, el miedo a no conseguir las citas a una hora que  te vengan bien para no faltar al trabajo,  intentar imaginar e inventar excusas creíbles etc.

Y lo peor en este caso, es que los miedos no han hecho mas que empezar, porque si tenemos suerte y el próximo tratamiento nos trae nuestro deseado embarazo, continuaran los miedos , miedos de como vamos a conciliar con nuestro precario trabajo, sin red de apoyo y en una ciudad que nos aísla, que nos deja sin tribu….

En fin lo dicho, que difícil es ser mujer….

un abrazo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s